A los gurúes de la vida

Maravillosa herramienta internet. No sólo como flujo de información, sino como canal masivo de fast writing, el estilo fast food del análisis de la actualidad. Tuve un profesor en la carrera que decía, y no sin falta de razón, que por tener Twitter no eres community manager, y quizás podríamos aplicarlo al mundo blog.

A más y sincera opinión propia, creo que el mundo del bloguero se está convirtiendo en un nuevo estilo de comunicar cada vez más importante (existen auténticas obras de arte en Tumblr, WordPress y Blogspot), pero el problema viene cuando nos encontramos con que las huellas dactilares que manchan de grasa cada teclado del autor no tienen ni idea de comunicación. Y lo que es peor, muchas veces no tienen idea de la vida. Pero saben aparentar que así es.

Sigue leyendo

El miedo a lo desconocido

Más vale malo conocido que bueno por conocer. Hasta en el refranero español encontramos claras referencias a que lo que aparece como novedad crea una sensación de inseguridad. El panorama político español no se queda atrás.

Los españoles somos sedentarios políticos por naturaleza, hemos vivido acostumbrados desde tiempos de la Dictadura al conformismo de quien manda, e incluso en el comienzo de nuestra joven democracia nos asentamos en pocos años a un bipartidismo que impera desde la caída de la UCD hace más de tres décadas.

Pero el hastío general (y comprensible) de un gran sector poblacional está tambaleando esa sensación del votante de sofá que sólo debía elegir entre PP y PSOE, según qué época. ¿Será que existe el miedo de que los que eran hasta ahora considerados partidos bisagra den un golpe en la mesa?

Sigue leyendo

Lo siento, pero no eres apolítico

Incluso antes del moderneo de las redes sociales, todos hemos presenciado en cualquier comida familiar, reunión de amigos, o café con compañeros de universidad/trabajo a la típica persona que, erigiendo su voz por encima del resto, y con la siempre magnífica Pompa y Circunstancia sonando de fondo, entona la famosa frase con la que intentar zanjar cualquier discusión sobre actualidad: “Yo es que soy apolítico”.

Sigue leyendo

El Ex-Pepero indignado

Ha nacido una nueva raza de votante entre los españoles. El ex-pepero indignado.

El ex-pepero indignado nace pocos meses después de las elecciones del 20 de noviembre de 2011. Este sujeto, ofendido por alguna medida tomada por el ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, reniega y/o se avergüenza de su voto, por lo que entra en un estado delirante en el que nada le satisface y todo está mal. De ahí lo de indignado. En su despecho por haber sido “traicionado” por el partido en el que confió, arremete contra todo y sólo encuentra paz en ex-peperos indignados como él.

Normalmente, antes de este proceso de indignación, su partido ha tocado/recortado/cancelado leyes o aspectos que no le influían directamente, cosas que si se las quitaban, pues daba igual, “porque eso a mi no me toca”. Hasta que sucede algo que le llega al fondo de su corazón, algo que roba su ilusión y le convierte en un esclavo de su voto, sin aceptar, como el decía anteriormente, que “tenemos que hacer sacrificios”.

El ex-pepero indignado no es consecuente con el que fue su voto. Ha abandonado el barco en el que se subió antes incluso de que se hunda, pero intenta hundir todo lo que se encuentra a su paso. Se mofa de los votos a partidos minoritarios como Equo o UPyD, vocifera contra los votos a Izquierda Unida, y estalla en cólera con los votos al PSOE.

El ex-pepero indignado se da golpes de pecho en pro de la democracia. De SU democracia. No se identifica ni más a la izquierda ni más a la derecha, sino en su juicio particular, que no está ni a la izquierda ni a la derecha, ni el centro si quiera, está por encima del resto. Si tú tienes una idea política, da igual tu juicio, el partido al que votes, o contra lo que protestes: nunca habrá paz, y por supuesto nunca tendrás razón, porque tus conocimientos nunca serán válidos.

Seguramente tú tienes grandes posibilidades también de conocer a un ex-pepero indignado. No le mires fijamente, no le tientes, no agites un pañuelo rojo vehementemente ante su campo de visión. No sabes a lo que te atienes.

O puede ser, que tu estés leyendo eso y hayas votado al PP. No te preocupes, amig@, no va contra tí, no va contra la gente que cree en la derecha.

Me despido sin más ante esta situación de alerta social.

Tómese algo, pero intente no me lo eche a la cara. Nuestro caro whisky no fluye bien por nuestras mejillas.

Él siempre saludaba en el ascensor

La gente de su barrio de Budapest no miraba con malos ojos a ese ancianito apacible que ha sido detenido en la mañana de hoy. El señor Csatary, aunque no acudía a las reuniones de vecinos, pagaba siempre sus cuotas como Dios manda, aseguró una vecina del húngaro de 97 años. La sorpresa fue mayúscula al ver a grupos de estudiantes anti-nazis y a medios como el inglés The Sun aparecer frente a la puerta de su vivienda. Y mayor aún al ser detenido el 18 de julio ya a sus años.

¿Merece la pena juzgar a un hombre de 97 años?

Sigue leyendo

Y estas lágrimas… ¿de qué son?

Entre tanta tirantez con asuntos económicos y empresariales con América del Sur, me ha llamado la atención una noticia que se colaba en las páginas digitales de algunos periódicos: la próxima libertad condicional de Fernando de Luis Astarloa y  José Manuel Pérez de Nanclares.

Para situar a estos dos personajes, que por sus nombres quizás no todo el mundo les conozca, Fernando de Luis Astarloa, miembro del ‘comando Orbaiceta’ de ETA fue condenado a 29 años de prisión en el año 1990 por el asesinato de un peluquero en Portugalete, y por el asesinato con un disparo en la nuca Juan José Uriarte Orue, taxista de Bermeo (Vizcaya) y primo del por entonces obispo auxiliar de Bilbao Juan José Uriarte. Sigue leyendo